loader

REALIZARÁN ESPECIALISTAS DEL INAH INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA EN TORNO AL MAMUT DE TULTEPEC

  • Participarán al menos una docena de expertos investigadores del INAH de todo el país en diferentes campos para el análisis de osamentas y sedimentos del lugar.
  • La investigación permitirá la reconstrucción paleo ambiental tanto de Tultepec como de los hallazgos en Santa Lucía a efecto de recrear el ambiente de aquel tiempo.

Joaquín Arroyo Cabrales, Profesor Investigador del Laboratorio de Arqueo zoología de la Subdirección de Laboratorios y Apoyo Académico del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), junto con tres científicos más, visitaron el Museo del Mamut de Tultepec y la zona de excavación donde aún se rescatan osamentas de al menos 15 de estos ejemplares, a efecto de iniciar una investigación científica de la región.

El también Co-Coordinador del denominado Proyecto La Prehistoria y Paleo Ambientes del Noroeste de la Cuenca de México, precisó que en la investigación también participará el Arqueólogo Luis Córdoba Barradas, responsable y titular de los proyectos de rescate de osamentas de Mamut Tultepec I y Tultepec II.

Así como otros especialistas que ya colaboran en los trabajos de rescate de osamentas que se llevan a cabo en donde se construye el aeropuerto de Santa Lucía, como son: Rubén Manzanilla López, de la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH y Eduardo Corona Martínez, Profesor Investigador del Centro INAH Morelos, entre otros más.

Arroyo Cabrales, explicó que derivado de la relevancia mundial generada por los hallazgos en Tultepec y posteriormente en Santa Lucía, se acordó reunir a un grupo de al menos 12 especialistas en diversos campos de todo el país por parte del INAH, con el objetivo de realizar una investigación científica a fondo en torno a todo lo que rodea a las osamentas de mamuts encontradas en ambos lugares, “para ir mucho más allá del simple rescate”.

Dijo que esta visita de reconocimiento del lugar “es para evaluar las dificultades a las que nos enfrentaremos cada uno de los investigadores en sus respectivos campos, a efecto de recuperar el mayor número de elementos posibles y hacer posible una reconstrucción paleo ambiental muy completa de la región”.

Explicó que la investigación implica conocer cómo era el sitio en aquellos tiempos con base en un estudio detallado de los sedimentos de las capas estratigráficas y restos encontrados para entender cómo vivieron, qué comían, con qué otros animales convivían, es decir, “ir mucho más allá del simple rescate de osamentas”.

El investigador detalló que más allá del material óseo recuperado, se requiere de todo un conjunto de elementos para poder obtener la gran riqueza del conocimiento de cómo era esta área en todos los sentidos de manera integral hace 10 o 15 mil años, de ahí la importancia de precisar los fechamientos, tipo de animales de la época, así como su alimentación.

“Lo que haremos prácticamente será leer lo que nos dicen los diferentes huesos encontrados y los sedimentos de las diferentes capas estratigráficas. Para ello vendrán diversos especialistas para analizar hasta caracoles encontrados, los cuales son muy diagnósticos de ambiente, así como de polen, u otros animales que pudieran haber convivido en esa época, de esto se trata este proyecto”, dijo.

Precisó que el proyecto de investigación incluye los hallazgos de Santa Lucía y Tultepec, porque la distancia entre ambos sitios no es gran cosa, alrededor de 8 kilómetros, para saber si coinciden en temporalidad, de ahí la importancia de lograr un estudio integral para conocer cómo fue ese paleo ambiente.

En el proyecto participarán cuatro coordinadores y al menos diez investigadores expertos en campos como: polen, geología, vulcanología, isotopos estables, material molecular y ácidos grasos, entre otros; quienes examinarán las diferentes muestras encontradas con base en su especialidad.

El investigador Joaquín Arroyo Cabrales, informó que debido a la pandemia que se vive por el COVID-19, los especialistas visitarán Tultepec o Santa Lucía, según sea el caso, en grupos de tres o cuatro científicos cada semana o cada 15 días, para visitar directamente los lugares de los hallazgos y recoger muestras para analizar.

“La de hoy es una visita llamada de prospectiva, básicamente para conocer cuál es la problemática de cada depósito, qué muestras se deben tomar y qué cantidad de las mismas, hasta lograr una visión conjunta de saber lo que se está enfrentando y cada especialista de acuerdo a su campo de acción, y con ello definir lo que se debe realizar y la clase de muestras que se deben tomar”, dijo.

Aunque reconoció que esta será una investigación que podría durar varios años, sobre todo por el tipo de análisis y de muestras que se deben tomar y de la interpretación, e integración conjunta y detallada que deberá hacerse de las mismas.

Finalmente, el Co-Coordinador del denominado Proyecto La Prehistoria y Paleo Ambientes del Noroeste de la Cuenca de México, dijo que esta investigación podría sustentar científicamente la construcción de las supuestas trampas para cazar mamuts encontradas en Tultepec, dado que hasta ahora son más bien una observación.

A partir del 15 julio, las visitas de investigadores se realizarán con mayor frecuencia tanto a la zona de hallazgos de Tultepec como de Santa Lucía, entre ellos de Eduardo Corona Martínez, Profesor Investigador del Centro INAH Morelos, Tamara Cruz y Cruz, investigadora de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, especialista en sedimentos.

También participarán en la investigación, Ana Lilia Martín del Pozo, Vulcanóloga, Irán Rivera, especialista en polen, Federico Sánchez, especialista en ADN antiguo, Víctor Adrián Pérez Crespo, especialista en isótopos estables y Luis Barba, especialista en Prospección Geofísica, entre otros.